icon-blockquote icon-dislike icon-engranaje icon-facebook icon-fullscreen icon-mail icon-next icon-phone icon-place icon-prev icon-reloj icon-sq-facebook icon-sq-instagram icon-sq-linkedin icon-sq-twitter icon-twitter
Menu

30/06/2016

|

Por Clínica Raquis

Escoliosis

Escoliosis

La escoliosis es una curvatura anormal que afecta a la columna vertebral, que en lugar de verse recta desde una vista frontal, puede adquirir una forma de S o de C.  Se suele detectar en mayor frecuencia en las mujeres entre los 8 y 18 años aunque puede darse a cualquier edad, incluso en la tercera edad. Es una consulta Quiropráctica frecuente, sobre todo en adolescentes.

Todos poseemos una desviación lateral en nuestra columna, la cual cuando supera los 10º, podemos considerar la presencia de escoliosis. La escoliosis puede ser observada y detectada precozmente en los niños o niñas, en un inicio es silenciosa debido a que no provoca síntomas claros hasta que la desviación de la columna vertebral es mayor a los 20°, en donde puede aparecer una pequeña giba o joroba a nivel de las costillas, puede existir un hombro más arriba o la pelvis puede presentar un desnivel, incluso muchos consultan por dolor de espalda.

Las causas comunes que pueden dan origen a la escoliosis, pueden ser:

  • 70% la causa es desconocida, conocida como “escoliosis idiopática”.
  • 10% es congénito, de nacimiento (malformación de una vértebra).
  • 20% aparece en respuesta a problemas neuromusculares (malas posturas).

Para la detección oportuna de escoliosis, les sugerimos a los padres estar alertas si en sus hijos pueden notar un hombro más alto o una cadera más alta y si es que la ropa no se ajusta bien. En algunos casos los niños pueden presentarse dolores de espalda o en las piernas, además de una dificultad para tener una postura correcta que son pasados por alto como simples “dolores de crecimiento”. Por lo tanto ante esa duda, la evaluación Quiropráctica es fundamental, ya que podemos prevenir e intervenir a tiempo.

Es importante mencionar que existe una escoliosis estructural, en donde existen cambios anatómicos que no pueden ser revertidos y escoliosis funcionales, en donde NO existen cambios anatómicos y por lo tanto si se pueden revertir varias alteraciones del usuario mediante el manejo Quiropráctico.

Es muy importante considerar todos los antecedentes y realizar un oportuno chequeo y control durante el crecimiento del niño, es importante incluir el estudio de radiografías para poder medir y controlar la evolución de cualquier desviación vertebral que se presente durante el crecimiento para poder confirmar un diagnostico correcto y así realizar un efectivo y seguro tratamiento Quiropráctico.

El Quiropráctico puede identificar el origen de la escoliosis, interviniendo de forma directa o indirecta sobre aquellas estructuras cervicales, torácicas, lumbares, pélvicas o de los miembros inferiores que están generando la escoliosis (funcional o flexible) y el consecuente dolor. El efecto de estas técnicas puede lograrse en algunas sesiones después de la primera cita. Lo más evidente es la disminución progresiva o inmediata en la intensidad y frecuencia de los eventos dolorosos que le usuario padece. Además si la escoliosis es funcional o flexible, y el usuario consulta de forma precoz, es posible corregir o frenar el avance de la escoliosis.

Clínica Raquis
Por

Clínica Raquis

Artículos relacionados

Volver al blog