icon-blockquote icon-dislike icon-engranaje icon-facebook icon-fullscreen icon-mail icon-next icon-phone icon-place icon-prev icon-reloj icon-sq-facebook icon-sq-instagram icon-sq-linkedin icon-sq-twitter icon-twitter
Menu

26/05/2017

|

Por Clínica Raquis

Invierno 2017: temporada de posibles lesiones

Invierno 2017: temporada de posibles lesiones

Antes de subir a la nieve, ponerte las botas y los ski, te recomendamos visitar a tu Quiropráctico.

 

Cuando descendemos desde lo más alto de la cordillera, nuestra columna y pelvis deben tener una coordinación extrema para poder recibir los movimientos de los miembros superiores e inferiores que de forma técnica deben realizar movimientos ya sea sobre la tabla de snowboard o sobre los ski, para evitar caídas y descender a toda velocidad. Si nuestra columna no tiene la movilidad adecuada o ya padecemos de algún dolor agudo, recurrente o crónico, podemos perder el equilibrio o podemos caer dejándonos sin poder volver a disfrutar de la temporada.

Según indican las estadísticas, las lesiones producidas en el esquí y otros deportes de nieve afectan en un 40 por ciento a las extremidades inferiores; otro 30 por ciento a la cabeza, cara y tronco y el 30 restante a hombros y brazos.

Quienes practican snowboard son dos veces más propensos a lesiones que un esquiador. Los golpes o caídas pueden provocar lesiones de muñeca (10 veces más en el snowboard que en esquí), lesiones a nivel del pulgar, disyunción o fractura de clavícula y húmero, luxación de hombro y otras lesiones.

En el esquí, las lesiones de rodilla son las más frecuentes, entre un 20% a 30% corresponden a lesiones de ligamentos de rodilla. Pueden aparecer casos de fractura de pierna, principalmente en niños, debido a la inmadurez esquelética y/o un equipo inadecuado. Cuando no existe un balance adecuado anterior-posterior, la bota genera la mayor incidencia de lesión. Además, pueden ocurrir esguinces de rodilla, rotura de meniscos, inestabilidad de la rodilla, fractura de tobillos, fémur y tibia.

Por la región cervical pasan todas las terminaciones nerviosas que controlan el correcto funcionamiento y están en íntima relación con estructuras centrales, por lo que mareos, dolores de cabeza, jaqueca, vértigo, insomnio, contracturas y otras dolencias pueden surgir después de unas vacaciones con adrenalina o caídas reiteradas.

Por lo tanto, se recomienda visitar de forma periódica al Quiropráctico, para mantener nuestro sistema neuro músculo esquelético sano, sin dolor, sobre todo si ya se padece de algún cuadro doloroso que se ha dejado estar por mucho tiempo.

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR LESIONES INVERNALES

  • Hay que calentar, ya que los músculos, tendones y ligamentos fríos se lesionan con mayor facilidad.
  • Una buena técnica y aprender a caer de la forma menos lesiva pueden evitar hasta el 80% de las lesiones en el aparato locomotor.
  • Antes de empezar la actividad es conveniente comer un buen desayuno que incluya: lácteos, cereales y fruta y llevar algún alimento tipo barrita energética o frutos secos que ayude a reponer energía.
  • Es muy importante el material, las fijaciones y sobre todo el casco (dos de los mejores estudios al respecto, uno realizado conjuntamente por investigadores canadienses y estadounidenses publicado en la revista Epidemilogy (2008) y otro por especialistas escandinavos publicado en el Journal of the American Medical Association (2006), demuestran que disminuyen en un 60% el riesgo de sufrir un traumatismo craneoencefálico, además de lesiones en cara y cuello).
  • Cuando notemos los primeros síntomas de cansancio hay que abandonar la actividad; las lesiones a última hora del día son muy frecuentes.
Clínica Raquis
Por

Clínica Raquis

Artículos relacionados

Volver al blog